Cómo puedo cuidar el agua

 

Actividades, Educación Infantil

 

Cómo puedo cuidar el agua

Mediante la representación de usos incorrectos del agua se pretende que los niños y niñas identiquen usos más adecuados y, por lo tanto, adquieran los hábitos y comportamientos necesarios para hacer un uso responsable de este recurso.

 

Objetivo

 

– Identificar y adquirir hábitos y comportamientos de ahorro y cuidado del agua en nuestra vida cotidiana, para que los niños y niñas crescan con una cultura de consiencia sobre su entorno y el planeta.

Arbol                                                

 

Vota por esta Web
cuidar el agua es vital para la vida
cuidar el agua es vital para la vida
sierra el grifo que no te valga
sierra el grifo que no te valga
no te excesa de su huso, es tu vida cuidala
no te excesa de su huso, es tu vida cuidala

Actividades, Educación Infantil

 

¿Para qué utilizamos el agua?

 

Esta actividad busca la detección de las ideas previas de los alumnos y alumnas sobre en qué medida está presente el agua en nuestra vida e introduce los primeros conceptos sobre la importancia del agua para los usos humanos (beber, aseo personal, limpiar objetos, lavar ropa, etc.) y, en general, para todos los seres vivos.

Objetivos

– Detectar ideas previas de los alumnos y alumnas sobre la presencia del agua en nuestra vida.

– Comprender la importancia del agua para la vida de todos los seres vivos y la necesidad de ésta para la realización de gran parte de las actividades que realizan las personas.

Organización y desarrollo
Para el desarrollo de la actividad nos sentaremos con los alumnos y alumnas formando un círculo y, comenzaremos a hablar con ellos sobre qué es el agua y para qué la utilizan. Después de escuchar sus ideas y experiencias se les dirá que además de los usos de los que hayan podido hablar, el agua se utiliza para muchas más cosas y que les vamos a mostrar unas tarjetas (fotografías, dibujos, etc.) con diferentes imágenes en las que se verán acciones en las que se emplea el agua.

Cada vez que se muestre un dibujo, los niños y niñas tendrán qué averiguar de qué acción se trata y para qué se utiliza el agua en ella. Las tarjetas se mostrarán de una en una, de modo que todos puedan verlas. Por último, visualizaremos todas las tarjetas de nuevo y concluiremos las situaciones, los espacios y las acciones en las que utilizamos el agua y, por tanto, la necesidad del agua para la vida.

También podemos convertir un espacio del aula en un Rincón del Agua. En él clasificaremos nuestras imágenes en tantos espacios como queramos: el agua la usamos para…, el agua está presente en…, los animales que viven en el agua, las plantas necesitan agua, etc. Es interesante que los propios niños y niñas aporten sus fotografías (en la playa, en la piscina, bebiendo, de sus peces, o tortugas) y que se incorporen a nuestro Rincón a medida que profundizamos en sus intereses hacia el mundo del agua.

Duración: 30 minutos.

Materiales: Imágenes o ilustraciones o fotografías de animales, plantas y personas realizando actividades cotidianas cotidianas con el agua y en la que esté presente el agua. Algunas de estas imágenes pueden ser de ellos mismos, sus familias y mascotas.

 

 

El cuento del agua
El cuento del agua

Actividades, Educación Infantil

 

El cuento del agua

 

En esta actividad abordaremos, por medio de un relato, dónde podemos encontrar agua, cómo se mueve y cómo cuidarla.

 

Objetivos

 

– Comprender que hay agua en distintos lugares del planeta y que ésta se encuentra en diferentes formas.
– Comprender que el agua que encontramos es siempre la misma, recorriendo distintos lugares.
– Desarrollar hábitos y comportamientos en relación a un buen uso del agua.

 

Organización y desarrollo

 

Disponemos el aula de modo que los niños y niñas puedan ver y escuchar la representación, colocamos los decorados y personajes en el teatrillo o mesa que habremos dispuesto y comenzará nuestra representación. Primero, explicaremos a los niños y niñas que han venido unos amigos a ayudarnos a contarles un cuento. Son unos amigos muy especiales porque no todo el mundo los conoce, así que tendrán que estar muy atentos a lo que cuentan, y para que no se asusten estaremos todos en silencio y sólo respondemos cuando nos pregunten algo.

El relato lo llevan a cabo dos narradores, dos seres fantásticos, Cobu y Suri, que cuentan a los niños y niñas una historia en la que el agua es un elemento de la naturaleza tan importante que lo consideran casi mágico, puesto que no se puede crear nueva, pero la que existe se puede utilizar tantas veces como queramos.

Cobu y Suri nos contarán una historia sobre los bosques, ríos y mares por los que circula libremente el agua y cómo la utilizan los animales. El problema vendrá cuando las personas no cuidan el agua, la ensucien y la malgasten, porque los seres fantásticos, Cobu y Suri, desaparecen poco a poco, las plantas se secan y los animales tienen que irse en busca de agua porque los ríos ya no llevan. Por ello, los duendes invitarán a que todos los niños y niñas cuiden el agua y le digan a todas las personas que deben hacer lo mismo.

Al final del cuento, Cobu y Suri les dirán a los niños y niñas que a pesar de que el agua está en todas partes, como se ha visto, es tan frágil que es un tesoro que tenemos que cuidar muy bien. Como los niños y niñas quieren el agua tanto como ellos, tendrán que hacer un dibujo en el que aparezca el agua (se podrá elegir un momento del relato o un lugar con agua que les guste mucho).

Una vez finalizado el relato, podremos reconstruir con los niños el mismo, deteniéndonos en los lugares en que está presente el agua, cuál es su recorrido, las formas en las que aparece, como el agua de que disponemos depende de la lluvia, cómo hacer un buen uso del agua cuando disponemos y no disponemos de ella, así como qué podemos hacer para no ensuciarla o contaminarla. Al tiempo, que podemos ir trazando sobre la pizarra o sobre papel continuo un dibujo del ciclo del agua.

Duración: 60 minutos.

Materiales: Cuento "Descubriendo el agua". Títeres de dos personajes (Cobu y Suri), un herrerillo, un ciervo (Felipe), un roble (Don Carballo) y un lobo. Decorados de fondo o imágenes de un pueblo, una ciudad, un río limpio, un río sucio, el mar, peces, un bosque, personas tirando basuras a un río, ardillas peleándose, una nube y la lluvia.

 

 

 

Descubriendo el agua
P resentamos a los protagonistas de nuestro cuento: Cobu y Suri. Son un poco vergonzosos porque no están
acostumbrados a estar entre personas, así que hay que animarles un poco para que salgan (les pedimos a los niños
y niñas que les llamen por su nombre). Aparecen, poco a poco, y se presentan, como un duende y un hada que van
a contarles una historia sobre un tesoro que hay en la naturaleza, que está ahí, a nuestro lado. Cobu y Suri les
preguntan a los niños y niñas qué puede ser, si no lo averiguan, empezarán a darles pistas: algo que corre por las
montañas, que necesitamos para estar limpios, que nos gusta mucho en verano porque nos refresca…
Cuento del agua.pdf
Documento Adobe Acrobat [38.7 KB]
Descarga

Actividades, Educación Infantil

 

Cómo puedo cuidar el agua

 

Mediante la representación de usos incorrectos del agua se pretende que los niños y niñas identiquen usos más adecuados y, por lo tanto, adquieran los hábitos y comportamientos necesarios para hacer un uso responsable de este recurso.

 

Objetivo

 

– Identificar y adquirir hábitos y comportamientos de ahorro y cuidado del agua en nuestra vida cotidiana.

 

Organización y desarrollo

 

Se organiza la clase en pequeños grupos de trabajo. El profesor o profesora indicará a cada grupo una acción a representar con gestos relacionada con el agua, tanto ahorro de agua como de derroche. Algunas de ellas no serán correctas, por ejemplo, un niño que se deja el grifo abierto después de lavarse las manos. Los demás niños y niñas tendrán que averiguar qué están haciendo sus compañeros y, entre todos, se debatirá si es correcto o no y por qué.

Al finalizar de representar todas las acciones concretaremos cuáles eran correctas y cuáles no, y nos comprometeremos a cuidar del agua. Para ello, podemos hacer un cartel del agua en el que todos dejen su huellas a modo de compromiso.

Algunas acciones a representar pueden ser:
– Una niña al lavarse las manos se deja el grifo abierto.
– Un niño dándose un baño en lugar de ducharse.
– Una niña enjabonándose en la ducha con el grifo abierto.
– Un niño tirando un pañuelo de papel por el inodoro.
– Una niña tirando restos de comida por sumidero del fregadero.

 

Cómo puedo cuidar el agua
Cómo puedo cuidar el agua
Organización y desarrollo
La actividad puede partir de la anterior, "El cuento del agua", nos hemos comprometido a cuidar el agua, así que vamos a averiguar qué podemos hacer. Les explicaremos que vamos a hacer un juego sobre cómo usamos el agua en casa o en el colegio, y para ello vamos a usar gestos.

En lugar de presentar las acciones en el aula podemos desplazarnos en el centro por los espacios en los que utilizamos el agua (lavabo, cocina, inodoro, jardín, fuente, etc.), realizando las propias acciones en el lugar en el que se llevan a cabo habitualmente, de forma que averiguemos de qué forma se utiliza mejor el agua y gastamos menos. Por ejemplo, podemos dejar el grifo abierto o cerrado mientras nos cepillamos los dientes, ¿cómo gastamos menos agua?, o podemos identificar dónde debemos sacar punta al lápiz: ¿en el inodoro o en la papelera?

Duración: 30 minutos.

Materiales: Listado de acciones que pueden representar los niños y niñas.

 

 

 

Actividades, Educación Primaria

 

¿Qué residuos generamos en el centro escolar?

 

Partiendo de los conocimientos e ideas previas de los alumnos y alumnas construiremos, entre todos, una definición de qué es un residuo e identificaremos, por medio de un recorrido por el centro escolar, los residuos que generamos en el mismo y los puntos en los que se producen.

Objetivos

– Definir qué son los residuos.
– Identificar y clasificar los residuos que generamos en el centro escolar.

 

Se comienza con una detección de ideas previas sobre qué es un residuo. Para ello preguntaremos a los alumnos y alumnas qué creen que es un residuo, pondremos ejemplos que deberán identificar o no como residuos (un envase, un mueble viejo, un coche o un juguete en su caja). A continuación se intentará proponer, entre todos, una definición de residuo, que se escribirá en la pizarra, cartulina o papel continuo. Por último, se comparará nuestra definición con la que aparece en la Ley de Residuos como algo de lo que lo que “su poseedor se desprende o tenga la obligación de desprenderse” (Ley 10/1998, de 21 de abril, de Residuos).

En la segunda parte de la actividad, se explica a los alumnos y alumnas que vamos a investigar el tipo de residuos que se generan en el centro escolar. Para ello, organizaremos la clase en cinco grupos, cada uno de los cuales realizará un recorrido diferente por el centro. Cada grupo llevará un plano del centro en el que señalarán su recorrido, los puntos en los que han encontrado residuos y el tipo de residuo de que se trata.

Daremos una hora para que los alumnos y alumnas investiguen y pregunten qué residuos se generan. En el comedor y la cocina mirarán en los cubos de basura y preguntarán al personal de cocina y comedor, en el patio se detendrán en las papeleras y en lo que los compañeros y compañeras tiran en ellas, en las clases se mirarán los cubos de basura y papeleras, en la secretaría y sala de profesores se preguntará a los profesores y administrativos y para la limpieza deberán preguntar al conserje y personal de limpieza.

 

Actividades, Educación Primaria

A continuación, cada grupo tendrá un tiempo para organizar la información recogida, depués expondrán lo que han encontrado y lo que le han contado. De esta manera, se reconocerán los diferentes tipos de residuos que estamos generando a diario en el centro escolar, los lugares en los que se producen y se realizará una clasificación de los que entre todos han encontrado.

 

La siguiente tarea consistirá en cuantificarlos y averiguar si hacemos con ellos lo correcto.

Duración: La actividad se puede organizar en tres sesiones de una hora. Una primera sesión en la que se lleva a cabo la lluvia de ideas y se propone la investigación, una segunda en la que se realiza la investigación y, una tecera sesión en la que se exponen y analizan los datos recogidos, se concluye y se plantean nuevos interrogantes.

Materiales: Plano o croquis del centro escolar. Guantes y bolsas de basura para manipular los residuos.

 

67 recomendaciones para cuidar el agua

Actividades, Educación Primaria

¿Qué hago con mis residuos?

 

Una vez que el alumnado conoce los residuos que habitualmente generamos averiguaremos qué hacemos y qué debemos hacer con esos residuos. Con ello se trata que los alumnos y alumnas conozcan el proceso que debe seguir la “basura” una vez que nos desprendemos de ella y adquirir hábitos para separar en origen los residuos que generamos, dándola el mejor destino posible.

Objetivos

– Aprender a separar los residuos en origen para darles el tratamiento más adecuado.
– Reducir los residuos del centro escolar: regla de las 3 erres (reducir, reutilizar y reciclar).
– Conocer los diferentes tratamientos de los residuos: reciclado, valorización energética, eliminación en vertedero, almacenamiento, etc

Organización y desarrollo

Para llevar a cabo la actividad se propone primero realizar una actividad en la que se clasificarán los residuos en función de los contenedores o lugares en los que tenemos que depositarlos, realizar una pequeña investigación sobre cuáles pueden ser sus tratamientos posteriores y, por último, se realizará un debate en torno a una situación simulada en relación al destino de algunos residuos.

 

Actividades, Educación Primaria

¿Qué hago con mis residuos?

Empezaremos organizando a la clase en parejas y a cada una de ellas se reparten fotografías, dibujos o imágenes de distintos tipos de residuos. Previamente se habrán elaborado (pueden haberlo hecho los propios alumnos y alumnas) unos contenedores con cajas de cartón, pintados del color correspondiente a cada tipo de residuo, incluidas las pilas y un apartado especial para un Punto Limpio. A continuación comenzaremos a jugar, cada pareja depositará, por orden, las fotografías de sus residuos en el contenedor o contenedores donde habitualmente los depositan. Una vez que todas las parejas hayan depositado los residuos en los contenedores, el profesor o profesora vaciará su contenido y, entre toda la clase, se comentará si todos los residuos se han depositado correctamente o no y, en su caso, se depositarán en el contenedor correspondiente.

A continuación analizaremos si es lo que hacemos habitualmente o bien los clasificamos de otras formas, por qué lo hacemos y cómo podemos evitarlo, así como si es un hábito que tenemos en cualquier situación (viajes, compras, tiempo libre, etc.) o lugar (en el centro escolar, en casa o en la calle). Por último, podemos identificar aquellos residuos que podemos reutilizar y sacarlos de los contenedores, será el primer paso para comenzar a reducir los residuos que generamos.

 

Actividades, Educación Primaria

¿Qué hago con mis residuos?. Ahora es el momento de averiguar cuál o cuáles pueden ser los tratamientos y el futuro de nuestros residuos en función del contenedor dónde los depositamos habitualmente o hemos decido que es el más adecuado. Para ello nos organizaremos en grupos de trabajo, tantos grupos como contenedores tengamos (contenedor de papel, envases, restos o rechazo, vidrio, materia orgánica, pilas, Punto Limpio, etc.) y les plantearemos que descubran cuál será el proceso que seguirán ahora los residuos de ese contenedor. Es decir, cómo se llevará a cabo su recogida, dónde se trasladan, qué tratamiento tendrán y en qué se convertirán, así como los ventajas e inconvenientes de cada tratamiento. Es importante, tener en cuenta a la hora de orientar la búsqueda de información el facilitar documentación, teléfonos o webs que se correspondan con la realidad del municipio en el que se ubica el centro o residencia, así como aquella relacionada con otras realidades próximas.


Una vez que los grupos han buscado y elaborado la información se realizará una exposición o puesta en común, a partir de la cuál determinarán cuál es el mejor destino para sus residuos.

Por último, realizaremos un juego de simulación para reflexionar sobre qué sucede con algunos de nuestros residuos. Para ello propondremos la siguiente situación a los alumnos y alumnas:

“Nos vamos de viaje unos meses a un país en el que la gestión de los residuos es muy diferente a la del nuestro y está realmente penado por la ley tirar bolsas de basura, ¿qué podemos hacer con lo que nos sobra y tenemos que tirar?, ¿cómo me deshago de mi basura?”

Al principio dudarán, pero hay que animarles a que digan lo primero que se les ocurra, así que empezarán a surgir ideas como tirar la basura por la ventana cuando no nos vea nadie, pasársela al vecino, guardarla en una habitación o armario donde pasemos poco tiempo, etc.

Probablemente se rían de algunas de las ideas que surjan, pero cuando hayan hablado de todas las posibilidades, les diremos que por muy extraño que parezca, nosotros hacemos lo mismo con nuestros residuos:

– Tirarlos por la ventana: como nuestra basura espacial.

– Pasárselos al vecino: compra–venta de residuos a otros países que los gestionen.

– Acumularlos: en vertederos.

– Quemarlos: en incineradoras.

De esta manera, además de ver los pros y los contras de cada tratamiento, veremos como hay residuos que no tienen tratamiento y otros que no queremos tener cerca. Llegaremos a la conclusión de que lo mejor es generar la menor cantidad de residuos posible, o utilizar los residuos que generamos para algo. Es importante abordar que lo principal, lo primero que tenemos que hacer para reducir nuestro impacto sobre el medio ambiente es generar menos residuos, lo que influirá positivamente en el uso que hacemos de los recursos naturales; por ejemplo, si utilizamos menos embalajes, esto hará que necesitemos menos petróleo, agua y energía para fabricar los plásticos que forman los embalajes de ciertos productos. Si no podemos impedir que se generen ciertos residuos, debemos intentar volver a utilizar estos residuos, igual que se reutilizan las bolsas de los supermercados como bolsas de basura. Por último, debemos reciclar todos los residuos que sea posible, como el papel, del que podemos obtener papel nuevo, o el vidrio, que puede servir para hacer nuevas botellas.

Arbol

Duración: Tres sesiones de una o dos horas.


Materiales:
– 6 cajas de cartón pintadas con los colores de los diferentes contenedores: contenedor de papel (azul), contenedor de envases (amarillo), contenedor de resto (pintada del color que corresponda al municipio en el que se realice, bien sea gris, verde oscuro…), contenedor de vidrio (verde claro), contenedor de pilas (pintada de rojo, aunque se indique por fuera el nombre, ya que se pueden depositar en diferentes modalidades de mobiliario urbano, etc.) y Punto Limpio. 

– Fotografías, dibujos o imágenes de diferentes tipos de residuos: envases, periódicos, revistas, sobres, cuadernos, botellas de cristal, restos de comida (corazón de una manzana, huesos, raspas de pescado, peladura de una naranja…), pilas de botón, pilas normales, un móvil, un ordenador, una bicicleta, un colchón, etc.

 

Actividades, Educación Primaria

Reutilizando mis residuos 

Cada día generamos gran cantidad de residuos, algunos de los cuales podemos transformar en abono, mediante el compostaje de los restos orgánicos, o reciclarlos, como el papel. Tenemos la opción de regalar objetos, como libros o juegos, de manera que les demos otro uso; así conseguimos ayudar al planeta y también a nuestros amigos o vecinos. Pero también podemos reutilizar los materiales como los envases o maderas, papel o plásticos que pensásemos tirar.

 

Objetivos

– Aprender a reutilizar objetos y materiales aparentementes inservibles.
– Elaborar propuestas para reutilizar los residuos a pequeña escala.

Organización y desarrollo

Entre toda la clase se reflexiona sobre los residuos que generamos diariamente en el centro escolar y en nuestra casa y se hace un listado en la pizarra. A continuación explicamos a los alumnos y alumnas que vamos a intentar dar otro uso a todos los residuos que generamos. Es decir, para cada objeto o elemento que tengamos, debemos darle una forma de reutilización:

– Las bolsas de plástico de los supermercados sirven como bolsas de basura.

– Las botellas grandes de refresco se pueden utilizar como botellas de agua.

– Si tenemos cuentos o libros de texto que ya no nos sirven podemos regalarlos.

– La ropa podemos llevarla a contenedores o puntos de recogida, ya que puede ser muy necesaria para otras persona.

– En cuanto a otros residuos, como cartones de leche o zumo, rollos acabados de papel higiénico, etc. podemos transformarlos.

 

Actividades, Educación Primaria

Reutilizando mis residuos

Los niños y niñas expondrán sus propuestas. Unas pueden ser individuales (regalar, utilizar las bolsas de plástico de los supermercados, etc.) y otras pueden ser colectivas y llevarse a cabo en el centro escolar (hacer compost, organizar un mercadillo de venta o trueque de objetos que ya no utilizamos en casa, hacer una escultura, etc.). Ha continuación os proponemos realizar juguetes o maquetas con aquellos residuos que no podamos regalar o dar un segundo uso. Para ello es necesario seleccionar en casa lo que les pueda ser útil, como envases de refrescos, cartones para bebidas, etc., pero no vamos a comprar nada. Estos residuos se llevarán un día al centro y decidiremos qué se puede hacer con ellos. Por supuesto, pueden ayudar las familias.

 

Para los niños y niñas más pequeños, podemos hacer juguetes y con los más mayores maquetas, estas pueden hacerse con los materiales más diversos. Posibles ejemplos de los juguetes pueden ser:

– Un cerdito con una botella de plástico de refresco, pintada de rosa, unos tapones de corcho como patas, un cartón de bebidas rosa recortado en forma de orejas y pegado con pegamento, unos botones negros y grandes para los ojos y un clip alargado y retorcido, para simular la cola.

– Un panal de abejas con las hueveras, pintadas de color amarillo. Una abeja con lana para el cuerpo y cartulina o papel de colores para las alas.

– Un sonajero con los rollos de cartón del papel higiénico y un poco de arena o arroz.

– Un muñeco con un rollo de papel higiénico, con tiras de lana pegadas, recubriendo todo el rollo y unos ojos y una boca hechos con papel, pegados a la lana con pegamento.

– Cespines, hechos con una media a la que se le añade alpiste o semillas de césped en la punta de lo que será la cabeza, a continuación se llena de serrín para hacer la cabeza del muñeco. Con plastilina se hacen los ojos, boca y nariz del muñeco. Al regarlo, le crecerá el césped o el alpiste que tiene en la cabeza, como si fuese pelo.

 

Actividades, Educación Primaria

Reutilizando mis residuos

Para las maquetas podemos elegir hacer el plano de una ciudad con cartón, con calles dibujadas con colores; con cartones para bebidas forrados con papel se pueden hacer edificios, con un clip se hace la forma de una bicicleta; un avión con latas; paneles publicitarios con folletos, decorados con flores secas, hojas o plastilina…

Una vez terminados los juguetes y maquetas se hará un puesta en común, explicando qué hemos utilizado y cómo lo hemos hecho. Es interesante que entre todos calculemos qué hemos ahorrado al medio ambiente al haber reutilizado esos objetos que en principio parecían inservibles, así como si todos los envases que hemos utilizado para nuestros juguetes eran realmente necesarios.

Por último, podemos montar una exposición en el centro y dar a conocer nuestros descubrimientos, sin olvidar recoger qué pretendíamos con nuestra actividad, así como las otras propuestas que hemos identificado que podemos llevar a cabo para reutiizar nuestros residuos.

Duración: Dos horas en función de los proyectos que se planteen.

Materiales: Residuos, sobre todo de envases, tijeras, pegamento, papel, pinturas, etc. en función de los residuos disponibles y del juguete o maqueta que se quiera acometer.

 

 

Actividades, Educación Primaria

Gestionando los residuos de nuestro centro

Vamos a poner en marcha un sistema de prevención y gestión de los residuos, organizado por el conjunto de la comunidad educativa, incluido, por supuesto, el alumnado, de manera que se ponga en práctica un plan de acción encaminado a reducir, reutilizar, reciclar y dar el mejor tratamiento a nuestros residuos.

La labor de la comunidad educativa ante este reto es determinante. Se trata de llevar a cabo una tarea de investigación–acción en la que el alumnado, el profesorado y las familias se unen para diseñar herramientas útiles para prevenir la generación de residuos, contribuyendo así a un medio ambiente mejor en un mundo más sostenible.

Objetivo

– Elaborar y poner en marcha un sistema de reducción y recogida de los residuos en el centro escolar de manera que se den a estos el mejor tratamieto posible.

Organización y desarrollo

Contenedores de basura para cartón, plásticos y orgánicaPreviamente a elaborar nuestro plan de acción tendremos que haber identificado los residuos que se generan en el centro, así como el tratamiento que se les da en la actualidad y las instalaciones de que disponemos para ello (contenedores, cubos, papeleras, bosas de basura, cuarto de contenedores, etc.), haber diagnosticado cómo son nuestros hábitos y comportamientos respecto a la generación y tratamiento de los residuos, conocer nuestros hábitos de consumo y, cómo no, haber reflexionado sobre nuestra política de compras y la elección de materiales para realizar las diferentes actividades que se desarrollan en el centro.

Una vez que tengamos esta información, ya sabremos dónde flaqueamos y qué cosas podemos mejorar, será el momento de elaborar nuestro plan de acción. Para ello nos marcaremos unos objetivos, unas acciones a llevar a cabo, el modo de llevar a cabo estas acciones (compras, instrucciones, actividades con el alumnado, etc.), su temporalización y necesidades o presupuesto (si es necesario), así como el responsable de cada acción.

Si previamente no hemos constituido un grupo coordinador o una comisión quizás sea este el momento de hacerlo, ya que tendremos que llegar a acuerdos y organizar las diferentes acciones.

Este grupo además de recoger y organizar las propuestas de alumnado, profesorado, personal no docente, etc., se encargará de coordinar las diferentes acciones y actividades que vamos a poner en marcha para reducir, reutilizar, reciclar y dar un mejor tratamiento a los residuos del centro.

Así, por ejemplo para separar y dar un mejor tratamiento a los residuos del centro se puede comenzar por organizar los cubos, papeleras y contenedores qué vamos a necesitar para ello en las aulas, otras estancias, patio, etc. Para ello tendremos en cuenta que necesitaremos separar y/o almacenar:

– Residuos de envases.
– Papel y cartón.
– Vidrio.
– Rechazo.
– Pilas (un pequeño envase reutilizado en el aula y un contenedor pequeño para todo el centro).
– Orgánico: en caso de que el centro tenga una jardín es interesante separar la materia orgánica para hacer compost, de modo que necesitaremos una compostera de tamaño adecuado a las necesidades del centro. Por su complejidad, sería conveniente que fuera el alumnado de los cursos superiores los encargados del proyecto. En caso de no tener jardín pero tener macetas por el centro puede hacerse vermicompostaje, con lombrices.
– Otros: existen otros residuos que no podemos tirar en ningún contenedor y deben llevarse a los Puntos Limpios, como el aceite usado de la cocina o muebles viejos. Habrá que gestionar con el Ayuntamiento la recogida de estos residuos.

Se nombrarán responsables por aula y cada semana los responsables de cada clase vaciarán las papeleras de papel y envases en los contenedores y vigilará que los compañeros separen correctamente los residuos. En algunas de estas tareas, será importante que este presente un adulto para cerciorarse de que se hace correctamente, ayudar en el manipulado, etc. Estableceremos, así mismo cada cuánto tiempo es necesario sacar los contenedores del centro (diarimente, una vez a la semana, etc.), en función del tipo de residuo y de la cantidad que de ellos se genere, al tiempo que identificaremos quién se encargará de estas tareas (el personal de limpieza, el conserje, etc.).

Antes de que los residuos sean recogidos, se puede establecer un sistema para valorar la cantidad que generamos de cada uno de ellos. Esta información se puede dar a conocer en la revista o periódico del centro, en un rincón de los residuos que creemos para ello, etc., de forma que se reflexione sobre si los residuos generados aumentan o disminuyen después de la implantación de nuestro sistema de gestión, sobre la necesidad o no de todos los residuos generados, etc.

De forma complementaria se pueden organizar actividades de información y refuerzo en las que abordemos por qué deben separarse los residuos, qué residuos deben tirarse en cada contenedor, qué se hará posteriormente con ellos, cómo vamos a reutilizar el papel, etc. La visita a una Planta de Tratamiento de Residuos y a un Punto Limpio sería un apoyo excelente para profundizar en algunos aspectos de nuestro plan.

Duración: A lo largo de todo el curso escolar.

Materiales: Contenedores y/o cubos residuos de orgánicos y/o rechazo, de envases, de papel y cartón, de vidrio y de pilas. Si el centro tiene jardín puede disponer o construir una compostera.

 

Actividades, Educación Secundaria

¿Qué consume más?

Mediante un sencillo juego se pretende que los alumnos y alumnas reflexionen sobre los diferentes diferentes tipos de energía que utilizamos habitualmente y el consumo real de cada uno de ellos.

Objetivo

– Identificar en qué formas podemos encontrar la energía.
– Reflexionar sobre qué aparatos eléctricos cotidianos utilizan energía y en qué medida.
– Calcular el gasto energético habitual de algunos aparatos.
– Fomentar un uso responsable de la energía.

Organización y desarrollo

Arbol con una CobraLa actividad se organiza en dos fases. En la primera, el profesor o profesora introduce el tema mediante una pequeña presentación acerca de lo que es la energía, cómo se produce y las formas en las que podemos encontrarla. A continuación se planteará una lluvia de ideas para hacer un listado entre todos de dónde hay energía y cómo la utilizamos (en la calefacción: carbón, gas natural, etc. y para darnos calor). Posteriormente se identificarán los usos que damos diariamente a la energía y en qué aparatos la utilizamos.

En una segunda fase nos organizaremos en grupos de trabajo. Estos tendrán que identificar y ordenar, de mayor a menor, los aparatos de uso cotidiano en función de su gasto energético. Para ello podemos preparar un juego de tarjetas por grupo con el nombre o las imágenes de los aparatos. A continuación realizaremos una puesta en común y compararemos las propuestas con los siguientes datos de potencia (Fuente: webs del IDAE y del Ministerio de Medio Ambiente):

– Aspiradora: 1.200 vatios.
– Bombilla incandescente: 40 vatios.
– Bombilla de bajo consumo: 10 vatios.
– Cocina de vitrocerámica: 5.000 vatios.
– Horno: 1.200 vatios.
– Lavavajillas: 2.550 vatios.
– Lavadora: 3.500 vatios.
– Microondas: 1.000 vatios.
– Nevera: 200 vatios.
– Ordenador: 46 vatios.
– Plancha: 1.200 vatios.
– Radiador eléctrico: 2.000 vatios.
– Radio: 9 vatios.
– Secador del pelo: 1.200 vatios.
– Secadora: 2.000 vatios.
– Televisor: 150 vatios.

Fotografía de una calderaProbablemente algunos de los resultados puedan sorprenderles, por ejemplo la elevada potencia de los aparatos de aire acondicionado. Para finalizar, una vez ordenadas correctamente las tarjetas, se planteará a cada uno de los grupos que reflexionen acerca del uso que hacemos de cada uno de los aparatos, así como que valoren su necesidad real y determinen cuál debería ser su uso.

Concluiremos la actividad con la elaboración conjunta de una guía de buenas prácticas de la energía.

Duración: Una sesión de un ahora.

Materiales: Tarjetas con imágenes o nombres de aparatos eléctricos.

 

Pino

 

en tiempo se agota, actua
en tiempo se agota, actua

Actividades, Educación Secundaria

Utilizando la energía


Estamos rodeados de energía por todos lados, pero… ¿sabemos qué es? Es un concepto complicado de explicar pero muy fácil de entender, buscando su definición encontramos que "la energía es la fuerza que nos permite realizar una actividad”, "la capacidad para cambiar un objeto o su entorno", "la capacidad de desarrollar un trabajo", "la capacidad para obrar o producir un efecto"… O como dirían los antiguos griegos, “in ergon”, la energía es acción.

En el lenguaje cotidiano, muchas son las referencias a la energía… decimos que los niños “tienen mucha energía” cuando no paran de saltar, correr y jugar, y descansamos, comemos y dormimos “para reponer energías”. Los objetos, al igual que las personas, también tienen energía, así una manzana que cae del árbol, tiene suficiente energía como para hacernos daño si nos cae en la cabeza. Si nos ponemos más quisquillosos todo es “materia” y, como tal, existe una relación directa entre materia y energía (Ley de la Relatividad de Einstein).

Pero en realidad, más que la definición de energía, lo que nos importa es la utilidad que obtenemos de ella. En esta actividad te invitamos a trabajar el principio básico de la energía, “la energía ni se crea ni se destruye, sólo se transforma”, y para ello te proponemos la creación de sencillas maquetas con las que demostrar este fenómeno.

Objetivos

- Conocer los distintos tipos de energía, así como su transformación de unas formas a otras.
- Identificar las distintas fuentes de energía utilizadas cotidianamente, distinguir sus características y evaluar las ventajas e inconvenientes de cada una de ellas.
- Reflexionar sobre nuestras conductas cotidianas en relación al uso y consumo de energía, con la intención de evitar las consecuencias negativas derivadas de éstas y promover su uso racional.

Organización y desarrollo

La actividad se organiza en tres fases. En la primera se introduce el concepto y los distintos tipos de energía, así como las posibles fuentes de producción. En la segunda, se organizan grupos de trabajo que desarrollarán un proyecto, estableciéndose días de tutoría de apoyo y asesoramiento. Para finalizar, en la tercera, se expondrán los trabajos realizados y se analizarán los resultados obtenidos.

Comenzaremos con una breve introducción a la temática a tratar, exponiendo las ideas claves que se van a trabajar y realizando una “lluvia de ideas” para detectar las ideas previas que el alumnado posee sobre la materia.

De todo lo tratado, debemos cerrar la sesión con un listado de los distintos tipos de energía y el uso que hacemos de ellas. A partir de este listado, se organizarán pequeños grupos de trabajo, que se encargarán de investigar sobre uno de ellos y de la creación de una maqueta sencilla en la que pueda observarse de manera práctica su funcionamiento.

Es importante concretar y homogenizar el trabajo asignado a cada uno de los grupos, para lo que aconsejamos establecer unas pautas mínimas para las maquetas y la elaboración de un informe a partir de un guión común. Se deja un tiempo para que los grupos se organicen y establezcan cómo van a realizar la maqueta, así como las posibles dudas e inconvenientes para su ejecución.

Durante una semana, se establecerá todos los días un tiempo de tutoría para la resolución de dificultades y asesoramiento de los proyectos, guiando y aconsejando a los grupos en la elaboración de sus maquetas.

Una vez finalizados los proyectos, se expondrán en clase, explicando en qué se basan, su mecanismo y funcionamiento, así como las dificultades encontradas para su elaboración y desarrollo. La exposición vendrá acompañada del informe en el que se explique de manera teórica los fundamentos de la maqueta, así como las ventajas e inconvenientes de este tipo de energía y su transformación en otras formas de energía.

Tras la puesta en común, se elaborará una sintesis de todo lo expuesto, centrando y concretando los conceptos claves trabajados. La actividad finalizará con la elaboración de un panel en papel continuo, en el que a través de fotografías, gráficos, esquemas y datos estadísticos se expongan los distintos tipos y fuentes de energía, el uso y consumo que hacemos de ellas, las ventajas e inconvenientes derivadas de este y su impacto sobre el medio ambiente.

Es muy importante en este último punto, detenernos en la discusión y el análisis del uso y consumo que hacemos de la energía y en la búsqueda de energías menos agresivas con el medio ambiente.

Duración: un trimestre.
- Primera fase: una hora.
- Segunda fase: una semana, aunque dependerá del grado de desarrollo de los proyectos.
- Tercera fase: dos horas.

Materiales: Dependerá del proyecto, pero se propone la reutilización de materiales para la construcción de las maquetas como cartones para bebidas, restos de madera, pajitas de refrescos, etc.

 

CUIDAME PARA DARTE OXIGENO
CUIDAME PARA DARTE OXIGENO

Actividades, Educación Secundaria

Los distitnos tipos de energía

Esta actividad propone un debate sobre los distintos tipos de energía, con el objeto de que el alumnado analice los pros y contras de cada una de ellas.

Objetivos

– Conocer los distintos tipos de energías y sus fuentes de producción.
– Conocer las ventajas e inconvenientes de las diferentes fuentes de energía.
– Reflexionar sobre cuál debería ser el uso responsable de la energía a nivel individual y colectivo.

Organización y desarrollo

Molino de vientoSe organiza la clase en grupos de trabajo, de manera que cada grupo obtenga información de los diferentes tipos de energía y sus fuentes. Es importante que al realizar el listado introduzcamos tipos de energía renovables y no renovables y hacer la distinción de estos conceptos, así como aclarar las dudas que puedan surguir.

Entre los tipos de energía a elegir estarían: térmica (y de ciclo combinado), nuclear, hidroeléctrica, solar, eólica, mareomotriz, biomasa y geotérmica.

Para realizar la investigación proporcionaremos a los grupos un guión de trabajo, en el que se contemplará, al menos, los siguientes puntos:
– Tipo de energía.
– Fuente de producción de energía (concretar una de estas fuentes, es decir sobre la que vamos a investigar).
– Breve referencia a la historia de su descubrimiento, estudio y aplicaciones.
– Aplicaciones actuales.
– Datos de consumo.
– Implicaciones ambientales: ventajas e incovenientes tanto a nivel local como planetario.

Bombonas de butanoDespués de investigar sobre el tema, durante el tiempo que hemos acordado, se realizará una puesta en común, en la que cada grupo tendrá que presentar la fuente de energía sobre la que ha investigado. Con ello, se pretende que cada grupo exponga brevemente el resultado de su investigación, mostrando la utilización de esta fuente de energía en nuestro país, así como sus ventajas e incovenientes a nivel local y planetario.

Tras la puesta en común se realizará un cuadro-resumen de las ventajas e inconvenientes de los diferentes tipos y fuentes de energía. A continuación se establecerá un debate sobre cuál sería el mejor tipo y fuente de energía a utilizar en función de sus usos y, en el que se compare los diferentes tipos de energía y sus fuentes de producción. Analizando y comparando cuál o cuáles serán más convenientes en cuanto a su utilización en nuestro país y en el mundo, en general.

Duración: Dos sesiones de una hora. Una para organizar y presentar la investigación y otra para realizar la puesta en común y elaborar las conclusiones.

 


Actividades, Educación Secundaria

El cambio climático 

Entre los problemas ambientales derivados del uso de la energía, se ha elegido el Cambio Climático por ser un tema relevante, de actualidad, ampliamente debatido por los medios de comunicación y estar directamente relacionado con el modelo energético actual.


El Convenio Marco de las Naciones Unidas (1972) define el Cambio Climático como “un cambio en el clima, atribuible directa o indirectamente a la actividad humana, que altera la composición de la atmósfera mundial y que se suma a la variabilidad climática natural observada durante periodos de tiempo comparables”. En otras palabras, es un cambio acelerado del clima debido en gran parte a la emisión de determinados gases que interfieren en el equilibrio térmico natural, provocando así, variaciones significativas en el clima.

La atmósfera está sometida a un continuo bombardeo de radiación procedente del Sol, actuando de espejo para determinadas longitudes de onda muy energéticas, pero a su vez, permite el paso, a modo de filtro, de aquellas longitudes de onda menos energéticas que no suponen peligro para la vida sobre la Tierra. Una vez llega esta radiación a la superficie terrestre, parte es absorbida, pero otra parte importante es devuelta a la atmósfera en forma de calor, parte escapará al espacio, y parte volverá a ser reflejada por los gases de efecto invernadero (CO2, metano y vapor de agua), volviendo de nuevo a la superficie terrestre en forma de calor. Este proceso continuo, denominado Efecto Invernadero, se produce de manera natural, manteniéndose así, el equilibrio térmico imprescindible para que existan las condiciones de vida actuales. De no ser por este fenómeno, sería imposible la vida, ya que la temperatura media global de la atmósfera en la superficie terrestre descendería de 15° a -18°C, totalmente incompatible con cualquier forma de vida conocida.

Objetivos

– Comprender la dinámica y el concepto de Efecto Invernadero como proceso natural en la atmósfera.
– Identificar las posibles fuentes que producen el Cambio Climático, así como sus principales consecuencias.
– Buscar posibles soluciones a la situación actual, tanto a escala local como planetaria.

Organización y desarrollo

Dibujo alusivo a educadoresLa actividad se organiza en dos sesiones; una primera sesión en la que se introduce el concepto de Efecto Invernadero a través de una sencilla experiencia, y una segunda, en la que debatiremos sobre el Cambio Climático como una consecuencia directa del modelo energético actual y plantearemos posibles vías para retardarlo.

Comenzaremos nuestra experiencia con una breve introducción a la temática a tratar, exponiendo las ideas claves que se van a trabajar así como identificando, mediante una “lluvia de ideas”, las ideas previas que el alumnado posee sobre este tema.

El fenómeno del Efecto Invernadero, es un concepto muy sencillo si lo explicamos a través de la siguiente experiencia. Para ello, se requieren dos vasos con agua. Con la ayuda de un termómetro, tomaremos la temperatura inicial del agua, y la anotaremos en un folio. Sobre uno de los vasos colocaremos una tapadera, bien de plástico o de cristal, quedando bien cerrado y los dejamos bajo un foco de calor (luz solar directa o un foco de luz). Transcurrido un tiempo, comprobaremos la temperatura de nuevo del agua de cada uno de los vasos, y volvemos a anotarla, observaremos como la temperatura del vaso tapado es superior. Buscamos entre todos el razonamiento de este hecho y lo relacionamos con la dinámica atmosférica global.

Finalizamos esta sesión con el planteamiento de las líneas de investigación en función de los puntos de interés del alumnado, punto de partida de la siguiente sesión. Se organiza al alumnado en varios grupos de trabajo, se realiza un guión, marcando unas pautas e información a buscar, los tiempos de entrega y se distribuyen tareas. El objetivo es una búsqueda guiada de información sobre la problemática ambiental del Cambio Climático, las fuentes que lo producen y sus consecuencias tanto en noticias de los medios de comunicación como artículos y demás publicaciones de la Web. Importante no olvidar incluir el Protocolo de Kioto. Con toda la información recogida, cada grupo deberá elaborar un pequeño informe para posteriormente exponerlo al resto de la clase. Esta exposición será más interesante y enriquecedora si va acompañada de la elaboración de paneles informativos.

Con toda la información recogida, se elaborará un segundo informe, resumen de todas las exposiciones, que dará pie para la última fase de la actividad, un juego de rol, en donde se simulará las negociaciones de los distintos países en la asamblea de las Naciones Unidas para la búsqueda de soluciones ante el Cambio Climático (Protocolo de Kioto UNFCCC).

Organizados en grupos de trabajo, cada uno de ellos defenderá la postura de uno de los países que intervinieron en dicha Asamblea, abriendo así el debate y el análisis en busca de las posibles vías de solución ante el Cambio Climático. Es importante dejar claro, que aunque no se comparta la postura que le ha tocado, cada grupo deberá defenderla de la manera más objetiva posible.

Los posicionamientos de algunos países que se pueden presentar, como ejemplo de las posiciones internaciones, son los siguientes:

– Países europeos (Alemania): países desarrollados que apuestan por un desarrollo sostenible y por la estabilización de las emisiones.

– Países desarrollados que no creen que su consumo y uso de combustibles fósiles estén correlacionados con el cambio climático, o que este cambio climático no está producido por las personas, y por lo tanto no piensan que sea necesario una reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero ni mejora de la tecnología (Estados Unidos).

– Países islas: ven amenazado su territorio por el ascenso del nivel del mar.

– Países pobres o subdesarrollados (países africanos): no tienen procesos industriales para producir la contaminación que ha causado el problema y exigen soluciones para no sufrir las consecuencias.

– Países en vías de desarrollo (China): sus emisiones en el año 1990, año de base para calcular la reducción de emisiones, eran muy bajas, por lo que no tienen que reducir emisiones. Creen que no han causado el problema pero tienen el “derecho a contaminar” que han tenido los países industrializados.

 

Tras un tiempo de debate y negociación entre las diferentes posturas, se cierra la actividad con una reflexión general sobre todos los puntos expuestos, resumiendo y concretando toda la información debatida. Finalizamos realizando un último listado de posibles alternativas para la solución del problema, tanto a nivel local, como nacional y planetario. Partiendo de este listado, elaboraremos entre todos una guía de buenas prácticas, y un compromiso personal para el consumo sostenible de energía.

Duración: Una hora para la primera sesión y dos horas para la realización del juego de rol. Entre ambas sesiones será aconsejable dejar al menos una semana para la búsqueda de información.

Materiales: Para la primera sesión necesitaremos dos recipientes, un termómetro, una tapadera de cristal o plástico y agua. Para la segunda prepararemos con el alumnado identificadores para cada grupo de países y tarjetones en los que se sinteticen las posturas de los diferentes países ante la cuestión del Cambio Climático.

 

 

NO TE OLVIDES DE VOTAR POR FAVOR

Vota por esta Web
SOLICITA TU MANUAL
SOLICITA TU MANUAL
SOLICITA MUSICA
SOLICITA MUSICA
TU  TIEMPO SE AGOTA
TU TIEMPO SE AGOTA

Tiempo que llevas leyendo esta pagina


Mi Empresa

 

Tel: 01-800-

E-mail: hidrorgan@gmail.com

Web: www.hidrorgan.com.mx

  hidrorgan@hidrorgan.com.mx

              ESCRIBENOS 

POR FAVOR
POR FAVOR
Boletín de noticias

Total Visitas en Linea
widgeo

Comprar Charola Para Forraje Verde Hidroponico

Preguntar sobre Charola Para Forraje Verde Hidroponico al vendedor

Buscar hidrorgan:

Google:  Yahoo:  MSN:



Cómo cuidar
     el agua

Tú, desde tu

casa, escuela

u oficina 

puedes

ayudar 

 

Llenando cubo de agua


HOROSCOPO
Descubre Tu Destino Para
El Dia de Hoy

ESCUCHA LA MUSICA DE

     HIDRORGAN PLAY

  • nuestros productos
  • cursos online
  • proyectos produc.
  • contacto
REGÍSTRATE  PARA LAS NOTICIAS
REGÍSTRATE PARA LAS NOTICIAS
leer alimenta el alma
día internacional del libro
Vota por esta Web
!